El Tupo, es conocido como un «prendedor». Su uso ha sido milenario, ya que fue usado por nuestros ancestros   pre-colombinos como sujetador y  (adorno) de sus coloridos trajes, también como un símbolo de identidad femenina. Fueron producidos  en oro, plata y cobre para distinguir la jerarquía de la mujer.